10 de diciembre de 2021 a las 11:51

Seguridad y Salud, Incendios

Un detector de incendios en el hogar...¡puede salvar tu vida!
Luis Damián Ramos Pereira

Detectores de incendios

1. INTRODUCCIÓN

En la actualidad nos encontramos con un grave problema en cuanto al número de fallecidos por inhalación de humos en incendios de viviendas en nuestro país. El número de fallecidos como consecuencia de un incendio en España fue de 165 de 2020 y 164 en 2019 [1]. Aparte del grave problema humano, el costo de los daños en viviendas fue de 265,5 millones, casi 22 millones de euros al mes [2]

Otros países de nuestro entorno, como Reino Unido u otros del norte de Europa, hace años que han llevado a cabo cambios legislativos y campañas de difusión y divulgación con el fin de dotar a todas las viviendas al menos con un detector autónomo de humo, reduciendo en más de un 70% los fallecidos como consecuencia de incendios en el hogar y por ende los daños derivados de los incendios.

Nuestro Código Técnico de la Edificación, en su DB SI4, no establece ninguna dotación de medios detección y alarma en las viviendas de nuestro país, únicamente dotación de medios de extinción en viviendas unifamiliares y en las partes comunes de las colectivas; pese a que desde los colectivos profesionales de los técnicos de bomberos y de protección contra incendios lleva años demandándose. 

En diciembre de 2019 se reformó el DB SI en relación a las directrices de la UE relacionadas con la rápida propagación a través de la fachada de la Torre Grenfell de Londres, donde en un trágico incendio en 2018 fallecieron 72 personas. Sin embargo, otros países no se han quedado en transponer las directrices y han ido más allá mejorando su legislación de seguridad contra incendios en viviendas como veremos más adelante.

2. DESARROLLO

En cuanto a los incendios que han causado víctimas en el año 2020, en el estudio de la Fundación Mapfre y la APTB [1] se concluye que los mayores de 65 años son la población más vulnerable frente al riesgo de incendios con 5 de cada 10 fallecidos, siendo los meses de octubre a marzo los peores con 85 de los 123 fallecidos. También se concluye que el salón es la dependencia en la que mayor número de incendios se originan con un 37,8%, seguido de los dormitorios 16,8 % y por último la cocina con 14,3%; referido a los incendios con víctimas. 

Los datos anteriores, en relación a los incendios con fallecidos, son similares a otros realizados tanto a nivel europeo como internacional [3][4]. Sin embargo, el mayor número de intervenciones de los servicios de extinción por incendios en viviendas tienen su origen en la cocina cuando se está haciendo uso de la misma, siendo en este caso más rápida la detección del incendio que cuando este se produce en una dependencia que no está siendo utilizada y consecuentemente los daños derivados serán menores.[4]

Partiendo de que la mejor herramienta para luchar contra los incendios es la Prevención, evitando los mismos, no debemos olvidar que el objetivo de “riesgo cero” es una utopía dado que en la generación de riesgos de incendios aparecen factores que hacen imposible su eliminación, como es el factor humano. Es por ello que se hace necesario aplicar medidas de Protección contra incendios a fin de controlar los daños derivados de los incendios, siguiendo un criterio de eficacia en la aplicación de éstas. De nada me sirve un extintor en el hueco de escaleras de un bloque de viviendas si mientras duermo se produce un incendio como consecuencia de bases de enchufes sobrecargadas o unas luces de navidad que no cumplen con los requisitos esenciales de seguridad. Para que los medios de extinción, como el extintor, sean eficaces es necesaria una previa detección del incendio, bien sea mediante un sistema autónomo que lo detecte al poco de iniciarse o la casi imposible detección si estamos dormidos, seguramente en este caso la detección sea bastante tardía, con el incendio ya desarrollado, por algún vecino despierto o cuando el incendio “rompe por fachada” y puede ser avistado por alguna persona desde la calle, retrasándose la detección. En este caso el extintor ya no será eficaz y habrá que transmitir la alarma a los servicios de extinción de incendios para su intervención y poder controlar el incendio. Sin embargo, si en nuestro hogar dispusiésemos un detector de humos recibiríamos el fuerte sonido de su alarma, al igual que algún vecino, despertándonos y en función del avance del incendio intentar controlar el conato con el extintor o evacuando nuestra vivienda tras cerrar todas la puertas a nuestro paso; con lo que lograríamos primero salvar nuestras vidas y después disminuir notablemente los daños derivados del incendio.

En el Reino Unido y en Estados Unidos, a la vista de la experiencia y distintos estudios [5][6] se ha mejorado la normativa relativa a la disposición de los detectores en función del tipo de vivienda [7] BS 5839 y NFPA 72  respectivamente circulación de cada planta como pasillos y descansillos; así mismo se dispondrá de un detector de calor en cada cocina y de monóxido de carbono donde exista un aparato alimentado por carbón como calderas, fuegos (incluidos fuegos abiertos), calentadores y estufas o una chimenea. Todos los detectores deberán estar interconectados. Estaríamos en el nivel LD2 Medium Protection. Todas las alarmas deben estar montadas en el techo e interconectadas.

Si se considera que el riesgo de incendio para los ocupantes en cualquier parte de las instalaciones es alto, sería apropiado un sistema de Categoría LD1. Máximun Protection. Si hay ocupantes con alguna discapacidad (mental o física) que podría entorpecer su evacuación en caso de incendio y otros colectivos vulnerables también como ancianos o niños. 

Al igual que cuando se instauró la obligación de disponer de un detector de humo en cada hogar, existe una campaña de concienciación así como de asesoramiento por parte de los servicios de extinción de incendios, junto con un fuerte apoyo financiero por parte de las compañías aseguradoras que sufragan parte del coste de la adecuación de las viviendas a la nueva normativa, con el fin de conseguir que todas se adapten antes del final de 2021.

3. CONCLUSIONES

Únicamente se ha pretendido poner de manifiesto la dimensión del problema y planteado la necesidad de implicar no solo cambios legislativos, sino como ha sucedido en los países antes indicados que la patronal de las aseguradoras y las administraciones sienten las bases para reducir al mínimo los fallecidos en incendios en el hogar, los daños materiales y sociales, estos últimos casos de no disponer de aseguramiento conta incendios.

Mientras el legislador no mueva ficha y las labores divulgativas procedan unicamente de aseguradoras, servicios de extinción y asociaciones profesionales, la Arquitectura Técnica puede y debe ser actor necesario para lograr la máxima divulgación de la necesidad de dotar de un detector a todos los hogares de nuestro país, asesorando y creando la necesidad entre nuestros clientes de protegerse frente a las consecuencias de los incendios con un adecuado sistema de detección.

4. ABREVIATURAS Y ACRÓNIMOS

(APTB) Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .

[1] Estudio de víctimas de incendios en España en 2020. Fundación MAPFRE y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB). www.fundacionmapfre.org, 2021.

[2] ¡Fuego! El seguro y los incendios. Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras. http://www.unespa.es/que-hacemos/publicaciones/informes/, 2019

[3] Marcus Runefors, Nils Johansson, Patrick van Hees. How could the fire fatalities have been prevented? An analysis of 144 cases during 2011–2014 in Sweden: An analysis. Journal of Fire Sciences. Volume: 34 issue: 6, page(s): 515-527. https://doi.org/10.1177/0734904116667962

[4] Fire safety statistics. https://www.modernbuildingalliance.eu/fire-safety-statistics/

[5] The audibility of smoke alarms in residential homes. https://www.cpsc.gov/s3fs-public/audibility%20%281%29.pdf

[6] Dante B Matellini, Alan D Wall, Ian D Jenkinson, Jin Wang, Robert W Pritchard. A study of human reaction during the initial stages of a dwelling fire using a Bayesian network model. The Journal of Risk and Reliability. Volume: 227 issue: 2, page(s): 207-221. https://doi.org/10.1177/1748006X12468686.

[6] Fire and smoke alarms: changes to the law. https://www.gov.scot/publications/fire-and-smoke-alarms-in-scottish-homes/

[7] Your Guide For Smoke Alarm Positioning To Meet Building Regulations. https://www.fireangel.co.uk/blog/your-guide-for-smoke-alarm-positioning-to-meet-building-regulations

 

 


Archivo

2021
2020