23 de julio de 2021 a las 10:51

Proceso edificatorio, Control de calidad

El control de calidad
Mateo Moyá Borrás

El control de calidad de una obra es una función fundamental del Director de Ejecución de la Obra que requiere una planificación, un seguimiento y una aceptación o rechazo en función de la documentación recibida o ensayos realizados.

No tiene sentido convertirlo en una recopilación de documentos al final de la obra para cumplimentar un expediente ya que, en ese punto de la obra, las acciones correctoras ante una documentación inadecuada, inexistente o con resultados de ensayos incorrectos ya tienen difícil solución.

Hasta la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación, en 2006, los requisitos documentales y de ensayos se limitaban a lo prescrito en pocas normativas como eran las Normas Básicas de la Edificación y la Instrucción de hormigón armado. Pero, en la realidad, pocas veces se ponían en práctica ya que no existía ningún tipo de control que obligara a justificar estos controles. Solo en algunas comunidades se establecieron decretos autonómicos que exigían cierta justificación documental y de ensayos de un pequeño grupo de materiales, como el LC-91 de la Comunidad Valenciana o el Decreto 59/1994 de las Islas Baleares.

Es a partir de la entrada en vigor del Código Técnico cuando se produce un cambio en el paradigma del control de calidad poniéndose el foco en la trazabilidad de todos los materiales que entran en una obra de construcción a partir de la recopilación de la documentación técnica y de suministro de dichos materiales.

Es decir, el CTE introduce, además de prescribir determinados ensayos en diferentes fases o sistemas constructivos, la novedad del control de recepción.

El control de recepción pretende que se verifique que los materiales y sistemas constructivos que se incorporen a la obra, cumplen con la reglamentación que les sea de aplicación antes de su colocación. Por tanto, como ya se ha dicho antes, debe ser un trabajo previo y no posterior a la ejecución de las unidades de obra.

Por otro lado, no hay que olvidar que, en alguno de sus capítulos, el CTE se sustenta en otras normativas que también son de obligado cumplimiento y que, podemos considerar, forman parte del código técnico, como son la Instrucción del hormigón (a partir de ahora Código Estructural), la Instrucción de Acero Estructural (EAE) y el Reglamento de Instalaciones Térmicas (RITE).

El artículo 6.1.2.b del CTE establece que el proyecto debe definir las verificaciones y las pruebas de servicio que, en su caso, deban realizarse para comprobar las prestaciones finales del edificio.

Desde el punto de vista operativo, es necesario disponer de un documento que denominamos “Plan de Control de Calidad” donde se especifiquen, de forma concreta y para los materiales específicos de la obra a ejecutar, las condiciones de recepción y ensayos aplicables a cada uno de los materiales y sistemas proyectados. Este documento debe estar en posesión del director de Ejecución de Obra y se debe facilitar al Contratista ya que, al fin y al cabo, es el responsable de facilitar la documentación al DEO. Este documento, con la información de los materiales recepcionados y los ensayos realizados debería formar parte de la documentación final de la obra.

A continuación, en el desarrollo del artículo 7, se establecen los criterios de control para verificar lo establecido en el plan de control. Dicho control se debe llevar a cabo en tres frentes diferentes:

-      Control de recepción en obra de productos, equipos y sistemas

-      Control de ejecución de la obra

-      Control de obra terminada

Control de recepción en obra de productos, equipos y sistemas

Tiene por objeto comprobar que las características técnicas de los productos, equipos y sistemas suministrados satisfacen lo exigido en el proyecto. Este control comprenderá:

-     El control de la documentación de los suministros:

o  los documentos de origen, hoja de suministro y etiquetado;

o  el certificado de garantía del fabricante, firmado por persona física;

o  los documentos de conformidad o autorizaciones administrativas exigidas reglamentariamente, incluida la documentación correspondiente al marcado CE de los productos de construcción, cuando sea pertinente;

-      El control mediante distintivos de calidad o evaluaciones técnicas de idoneidad.

-      El control mediante ensayos, en aquellos materiales que la norma establezca la realización de ensayos en obra.

Control de ejecución de la obra

Además del propio control de la ejecución material, en la recepción de la obra ejecutada pueden tenerse en cuenta las certificaciones de gestión de calidad que ostenten los agentes que intervienen, así como las verificaciones que, en su caso, realicen las entidades de control de calidad de la edificación.

También se comprobará que se han adoptado las medidas necesarias para asegurar la compatibilidad entre los diferentes productos, elementos y sistemas constructivos.

Control de obra terminada

En la obra terminada, bien sobre el edificio en su conjunto, o bien sobre sus diferentes partes y sus instalaciones, parcial o totalmente terminadas, deben realizarse, además de las que puedan establecerse con carácter voluntario, las comprobaciones y pruebas de servicio previstas en el proyecto u ordenadas por la dirección facultativa y las exigidas por la legislación aplicable.

Control mediante ensayos

A continuación, incluimos un resumen de los ensayos obligatorios, recomendables, o necesarios ante la falta de documentación, en función de las normativas citadas en la introducción.

Geotecnia y nivelaciones

-    Estudio geotécnico del terreno. Debe realizarse previamente al proyecto y su número y alcance depende del tamaño del terreno y la tipología del edificio a construir. Obligatorio. CTE-DB-SE-C, capítulo 3.

-      Ensayos para carreteras. Pueden ser recomendables para explanaciones de parkings, caminos privados, bases de grandes soleras, etc.

o  Análisis granulométrico de suelos por tamizado.

o  Ensayo de compactación. Próctor modificado.

o  Determinación (in situ) de la densidad de un suelo por el método de la arena.

Estructuras de hormigón

-      Control de hormigón fresco suministrado a obra con control estadístico o 100%. Determinación de la resistencia y la consistencia. El número de ensayos depende del volumen de hormigón, el nivel de control y la tipología de los elementos a hormigonar. Obligatorio según el nivel de control establecido en el capítulo de control de la EHE (en breve en base al nuevo Código Estructural)

-      Control de hormigón fresco suministrado a obra con control indirecto.  Determinación de la consistencia (cono de Abrams). Obligatorio según el nivel de control establecido en el capítulo de control de la EHE (en breve en base al nuevo Código Estructural)

-      Control de hormigón endurecido mediante probetas testigo. Este ensayo se puede utilizar en las siguientes situaciones:

o  Como ensayo de contraste ante resultados desfavorables de ensayos de hormigón fresco.

o  Como complemento de ensayos de hormigón fresco para completar una serie.

o  Ensayos informativos en estructuras de hormigón preexistentes.

-      Control de hormigón gunitado. La EHE no especifica claramente qué tipo de control debe tener el hormigón gunitado. No obstante, no deja de ser un hormigón estructural para el que existe un tipo de ensayo normalizado. Debería realizarse dicho ensayo[1]

-      Inyección de micropilotes. Ensayo de resistencia de mortero fresco. No obligatorio.

-     Acero, características geométricas y mecánicas. Obligatorio según el nivel de control establecido en el capítulo de control de la EHE. Salvo que el acero disponga de Documento Oficialmente Reconocido. En este caso ver control de recepción.

Muros de carga de bloque/ladrillo

-      Ensayo de resistencia a compresión de una muestra de ladrillo. En algunas comunidades es obligatorio en función del volumen de la obra.

Cubiertas

-    Prueba de estanqueidad de la cubierta. Este ensayo dejó de ser obligatorio con la derogación de la NBE-QB-90 por el Código Técnico. No obstante sigue siendo obligatorio por algún decreto autonómico. No obstante, al ser las cubiertas y las humedades, un gran foco de reclamaciones de RD, es un ensayo totalmente recomendable.

Pavimentos

-     Resbaladicidad. En los suelos de los edificios o zonas de uso Residencial Público, Sanitario, Docente, Comercial, Administrativo y Pública Concurrencia debe garantizarse un nivel mínimo de Resbaladicidad en función del uso (DB-SUA-1). En el caso de que el pavimento colocado no pueda acreditar el cumplimiento de ese requisito mediante aportación de los certificados correspondientes, se debería proceder a su ensayo según la norma UNE-ENV 12633:2003. En el Documento de Apoyo, DA DB-SUA / 3, se explicita el valor de la resistencia al deslizamiento y los procedimientos de ensayo exigidos desde el DB SUA. Este documento se complementa con un listado de suelos considerados seguros por la Administración y que pueden utilizarse en cualquier zona del edificio sin necesidad de realizar el ensayo (siempre que su cara vista no se modifique con un tratamiento posterior como abrillantado, pulido, etc.).

Protecciones

Barandillas. El DB-SE-AE establece la resistencia mínima que deben tener barandillas, antepechos y pretiles. En el caso de barandillas prefabricadas de cristal y algunas de “obra”, como pueden ser balaustradas, el fabricante debe acreditar dicha resistencia. En caso de no disponer de esa información se debería realizar un ensayo normalizado según la norma UNE-EN 12600:2003. El DB-SUA-6 también establece requisitos de resistencia en barreras de protección para impedir el acceso de niños a zonas de piscinas no controladas.

-    Impacto. Los vidrios existentes en las áreas con riesgo de impacto, como pueden ser cristaleras o balconeras, tendrán una clasificación de prestaciones X(Y)Z determinada según la norma UNE-EN12600:2003 que deberá cumplir con lo determinado en la tabla 1.1 del DB-SUA-2. En caso de no disponer de la documentación que acredite dichas prestaciones debería a procederse a su ensayo según la citada UNE.

Instalación de saneamiento.

-      Estanqueidad. La red de saneamiento del edificio debe someterse a una prueba de estanqueidad, bien parcial, por tramos, o total en función de la altura de la misma según lo especificado en el DB-HS-5, apartado 5.6. Dichos ensayos pueden realizarse mediante agua a presión, aire a presión o humo.

Instalación de fontanería

Estanquidad de la instalación. Prueba de resistencia mecánica y estanquidad de todas las tuberías, elementos y accesorios que integran la instalación, estando todos sus componentes vistos y accesibles para su control, según apartado 5.2.1.1 del DB-HS-4.

-     Presión máxima y mínima. Se debe comprobar que la presión mínima y máxima en el punto más desfavorable de la instalación cumple con lo especificado en el apartado 2.1.3 del DB-HS-4

-     Pruebas instalación ACS. En la instalación de ACS se deberán realizar las pruebas descritas en el apartado 5.2.1.2 del DB-HS-4, relativas a presión, caudal, temperatura y tiempo de salida.

Instalación de iluminación.

Nivel de intensidad de luz. Si bien no está previsto en el CTE, en aquellos proyectos donde se prescriba el tipo de iluminación como pueden ser los proyectos de actividad, puede ser necesario comprobar “in situ” que se cumplen los niveles previstos en proyecto mediante un luxómetro debidamente calibrado.

Ensayos de información en edificios existentes

En el caso de intervenciones en edificios existentes o para verificación de prestaciones “a posteriori” en obra nueva, tenemos a nuestra disposición todo un abanico de ensayos de información que pueden prescribirse a nivel de proyecto o pueden ser necesarios a nivel de ejecución.

En cuanto a estructuras de hormigón podemos contar con las pruebas de carga, la rotura de elementos estructurales como viguetas, ultrasonidos para la detección de fisuras, detección de armaduras, extracción de probetas testigo, etc.

En cuanto a estructuras de madera disponemos de pruebas de carga, rotura de elementos en laboratorio, resistogramas “in situ”, ultrasonidos, determinación del módulo de elasticidad y densidad real, etc.

Conclusión

Si bien parece que la mera recopilación documental es una tarea burocrática para cumplimentar un expediente, lo cierto es que el control de recepción y la ejecución de los ensayos que la técnica pone a nuestra disposición pueden reducir significativamente la probabilidad de sufrir patologías posteriores y, por tanto, las reclamaciones correspondientes.

Y, en cualquier caso, la calidad del producto terminado, que es una combinación de materiales adecuados y una correcta ejecución, es el objetivo y seña de identidad de nuestra profesión. El control de recepción y de calidad es una herramienta más para cumplirlo.

 



 

 


Archivo

2021
2020